Refinanciar una hipoteca

Califica este post

Si alguna vez has hecho una hipoteca, es momento de que sepas refinanciar, si es que existe la posibilidad de que quieras retomar esta opción nuevamente.

El refinanciamiento de una hipoteca puede ser algo de gran ayuda cuando tienes que enfrentar este suceso en tu vida. Al mismo tiempo, puedes usar algunas opciones para poder de alguna forma mejorar tu uso de hipoteca en distintos casos.

Debes tener en cuenta que refinanciar una hipoteca no es tan sencillo como lo crees, ya que esto requiere de diversos procesos por cumplir, dependiendo de qué manera lo quieres hacer.

En otro contexto, si no crees sentirte bien o contento con algunas de las condiciones que tienes impuestas en tu hipoteca o requieres modificar tu contrato, puedes refinanciar tu hipoteca por medio de una cancelación, subrogación o novación.

La subrogación consiste en hacer el cambio de tu hipoteca hacia otra entidad bancaria o financiera; lo cual, hace de este proceso el más complicado. En cambio, la novación tiende a ser un proceso más sencillo y accesible.

En cuanto a la cancelación, esta se hace para terminar con la hipoteca y hacer un nuevo contrato para poder reducir el monto en la hipoteca por acumulación.

Razones para refinanciar una hipoteca

Aunque en ocasiones te puedes ver envuelto en un problema grande en cuanto a tu hipoteca, siempre hay una salida u opción para poder reducir tales problemas para tu bolsillo.

Es por eso que una refinanciación de hipoteca es tan esencial y bueno para tu proyecto por el que has empleado una hipoteca.

Algunas razones por las que el refinanciar una hipoteca es tan bueno, son estas que verás a continuación, y que puedes aprovechar al máximo.

Ampliación del capital

En este caso, puedes ampliar tu capital al refinanciar tu hipoteca, bien sea para invertir en algún otro proyecto, hacer compras especiales, o incluso liquidar otro tipo de deudas.

Ampliación o reducción del plazo

Cuando refinancias tu hipoteca, una de las opciones que puedes seguir es ampliar el plazo, para disminuir las cuotas, o reducirlo para pagar en total un menor porcentaje.

Cambio del interés aplicado

Puedes también optar por hacer un cambio en el interés de tu hipoteca para así conseguir una mejora en el producto de interés.

Modificación de otra cláusula

En este caso puedes eliminar las comisiones, cambiar los titulares que efectúan el préstamo, reducir ciertos requisitos de la vinculación o hasta suprimir una cláusula abusiva, dando como ejemplo.

Cambio de tasa

Si tienes en este momento tu tasa de tipo ajustable, puedes hacer un cambio para obtener una tasa fija, ya que esta protege tus intereses del incremento de las tasas en años próximos. Además, la tasa fija es mucho más fácil de presupuestar y planificar.

Con la posibilidad de que te encuentres bajo presión por culpa de la hipoteca que has hecho, puedes tomar alguna de las opciones que has conocido hoy, y usarla para tu provecho. Y, si no sabes qué hacer, puedes buscar la ayuda de un profesional en este tema que te indique lo que tienes que hacer y más.

No comments yet.

Deja un comentario